22 Mar 2018

DIA MUNDIAL CONTRA EL CÁNCER DE COLON

0 Comentarios

El día 31 de Marzo se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Colon y aprovechamos para recopilar información que puede resultar de interés.

El cáncer de colon es la tercera forma de cáncer más común. En España, gracias a la dieta mediterránea, el pronóstico de esta enfermedad es mejor que en otros países, como por ejemplo en EEUU. Por tanto cabe resaltar la importancia de la dieta sana y el papel que los sanitarios tenemos en su difusión, ya que cada vez más se observa en la sociedad la influencia de otro tipo de dietas no tan saludables. El abandono de la dieta mediterránea coincide con un aumento en la mortalidad en España.

LA IMPORTANCIA DE CONTROLAR EL ESTRÉS OXIDATIVO EN LA DIETA:

La influencia del estilo de vida relacionado con el consumo de tabaco y alcohol, la actividad física y la obesidad son tres claves fundamentales en el control del estrés oxidativo para reducir riesgos en el cáncer de colon. Las terapias antioxidantes y dietas ricas (como la dieta mediterránea) o enriquecidas con antioxidantes parecen prevenir o al menos disminuir el deterioro funcional orgánico originado por un exceso de estrés oxidativo.

La mucosa intestinal es susceptible de sufrir patologías al estar expuesta a diferentes tóxicos de la dieta, como toxinas, mutágenos y procarcinógenos. Por ejemplo, el consumo de cacao contribuye a la prevención de patologías intestinales relacionadas con el estrés oxidativo, como el inicio de la carcinogénesis de colon inducida de forma química.

A este asunto se refería en octubre 2015 la Organización Mundial de la Salud en su idea de la Carcinogenicidad del consumo de carne roja y de la carne procesada cuyo estudio sigue en marcha, si bien la respuesta científica internacional nos dice varias cosas al respecto: Este análisis determina que hablamos de un consumo excesivo, conservada / procesada o elaborada con agentes químicos (que al cocinarse o consumirse liberan más radicales libres de lo normal, y por tanto generan más estrés oxidativo). Por tanto, el sentido común es que si uno no se alimenta con exceso de carnes rojas ‘empaquetadas’ o con ‘química’ de por medio, es muy posible que no se sitúe en esa zona de riesgo. ‘Cuidado’, porque esta última no es una afirmación científica, sino situada en el análisis del sentido común: dieta equilibrada y lo más alejada posible de elementos no propios de la propia carne roja antes de su proceso

RIESGOS:

  • El consumo de tabaco y alcohol, junto con la obesidad y la falta de actividad física constituyen riesgos a tener en cuenta en la aparición del Cáncer colorrectal. Cualquier actividad preventiva en este sentido reduce riesgos.
  • Dietas pobres en frutas y verduras.
  • Pólipos en colon y recto: Pueden ser neoplásicos o benignos.
  • Enfermedades intestinales inflamatorias: En especial la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

SÍNTOMAS:

  • Sangre en heces: Es uno de los síntomas más frecuentes.
  • Cambio en el ritmo de las deposiciones.
  • Heces más estrechas: El tumor estrecha el intestino impidiendo el paso normal de las heces.
  • Tenesmo o sensación de evacuación incompleta.
  • Dolor abdominal: Suele ser un dolor muy inespecífico.
  • Cansancio extremo y pérdida de peso sin causa aparente.

Es importante reconocer que estos síntomas al ser inespecíficos pueden aparecer en otras enfermedades distintas al cáncer como hemorroides, diarreas o trastornos digestivos. Sin embargo, ante la aparición de cualquiera de ellos, es fundamental acudir al centro sanitario para realizar el diagnóstico y tratamiento oportuno.

DIAGNÓSTICO DE CÁNCER COLORRECTAL:

En este caso, cabe considerar la existencia de pólipos y otras enfermedades premalignas: Los pacientes con determinadas enfermedades o condiciones predisponentes pueden beneficiarse de un programa de vigilancia. Se cree que muchos tipos de cáncer colorrectal surgen de pólipos adenomatosos en el colon. Estos crecimientos en forma de hongo son usualmente benignos, pero algunos pueden convertirse en cáncer con el tiempo.

Consiste en realizar un test de sangre oculta en heces (TSOH) para diagnosticar el tumor en una etapa inicial o precoz en personas que no tienen ningún síntoma. Si el resultado de la prueba es positivo se completa el estudio con una colonoscopia para visualizar el origen del sangrado.

El objetivo es la detección y extirpación de pólipos precancerosos para prevenir el desarrollo de tumores malignos y/o su detección en estadios precoces. De este modo, no sólo se puede diagnosticar el cáncer de colon de manera precoz y tratarlo en sus estadios iniciales, donde la supervivencia es mucho más elevada, sino que incluso se puede evitar la aparición misma de la enfermedad. La periodicidad actual de la prueba del Test de Sangre Oculta en Heces (TSOH) es de dos años, pero puede ser menor según los antecedentes personales (enfermedad de Crohn o Colitis Ulcerosa) o familiares.

¿Cómo se realiza una colonoscopia?

Aquí os dejamos un vídeo sobre la técnica de relización de la colonoscopia y cómo se realiza su preparación.

 

[top]